Pastelitos de mousse de chocolate y mango con cobertura espejo

22/8/17

 Está receta de estos pastelitos es una versión muy parecida a mi receta de mousse de leche merengada con frambuesa y cobertura espejo pero cambiando algún ingrediente y dejando el chocolate como protagonista.



Para realizar el relleno interior, en vez de ser de frambuesa como en el otro caso, lo rellene con una capa de mango qué se trataba simplemente de mango de pasta de mango triturada junto con gelatina, que deje enfriar y corte en rectángulos como podéis apreciar en el relleno
Para hacer el resto de relleno solamente calentamos 145 mililitros de nata, hasta que empiece a hervir momento en el que disponemos encima de un bol que contiene 200 gramos de chocolate con leche y removemos hasta que el chocolate se deshaga, agregando 6 hojas de gelatina previamente hidratada en agua fría. Por último agregamos 170 gramos de nata montada con movimientos envolventes y poco a poco. Esta mezcla la depositamos en los moldes elegidos hasta la mitad de los mismos, disponiendo en el centro las láminas de mango, y volviendo a tapar con la misma masa hasta el borde. Congelamos completamente antes de glasear


Para la cobertura espejo, por fin pude conseguir la glucosa líquida después de tanto tiempo, cosa que no fue tan difícil como pensaba.


En un cazo cocemos conjuntamente 150 gramos de agua, 125 gramos de azúcar y 175 gramos de glucosa líquida. Una vez alcance los 103 grados, apagamos el fuego y añadimos 100 gramos de leche condensada y 13 gramos de hojas de gelatina hidratada previamente. Removeremos bien toda esta mezcla hasta que la gelatina se haya disuelto por completo. Una vez lista, esta mezcla la vertemos encima de 150 gramos de chocolate con leche y removemos bien hasta que el chocolate se disuelva completamente. En este. Batimos con una batidora para evitar posteriores burbujas, y colamos por un colador fino. Esta mezcla la dejaremos reposar hasta que alcance los 30 o 35 grados que será la temperatura idónea para bañar nuestros pastelitos.


Solo nos queda glasear nuestros pastelitos, sacándolos del congelador y desmoldan dolos disponiendo los encima de una rejilla para que al glasear por encima la mezcla sobrante caiga encima de un recipiente


No hay comentarios

Publicar un comentario

Gracias por entrar a verme!