Sopa de cebolla


Hoy os traigo una receta tradicional, de las de toda la vida y que conozco desde bien pequeña al igual que creo que os pasará a vosotros.



Normalmente se dejan los trozos de cebolla en la sopa pero a mí no me gustan nada, así que al igual que las sopas de ajo, que yo las tomo trituradas (como podéis ver en esta receta), estas también la trituro y consigo este resultado


Ingredientes (3 personas)

  • 3 cebollas grandes
  • 1 diente de ajo
  • 1 litro de caldo de pollo
  • sal al gusto
  • rebanadas de pan tostado
  • queso de gratinar

Preparación
                En una sartén pochamos la cebolla y el ajo con el aceite y un poquito de sal para que la cebolla sude y se poche. A continuación simplemente añado el caldo de pollo y cocinamos conjuntamente hasta que reduzca. Para emplatar el plato, lo habitual es poner una rebanada de pan, añadir queso de gratinar por encima, y gratinar todo conjuntamente.


Sinceramente, a mí el pan en la sopa no me gusta, pero se crea una costra por encima gracias al queso que me encanta, y de esta manera sí lo admito


4 comentarios:

  1. Me encanta esta sopa, lo que siempre espero que me la haga mi mami... que la hace muy rica! Como la tengo lejos tendré que ponerme las pilas y usar esta receta :)
    besos

    ResponderEliminar
  2. En mi casa nunca se comió hasta que yo entre en la escuela de cocina, y desde entonces es un plato típico invernal! Nos encanta, y creo que la adicción va a mas cada vez que la probamos! Jijiji
    Esta tuya tiene una pinta excepcional!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Una sopa reconfortante para este frío que hace... Me encanta. Yo la tomo con trozos enormes, me encantan los tropezones :)

    ResponderEliminar
  4. El invierno se hizo para comer sopa.
    El pan crujiente lo mejor en sopas y purés.

    ResponderEliminar

Gracias por entrar a verme!